domingo, 3 de octubre de 2010

La limpieza de cutis profesional y casera

Antes de empezar, vamos a aclarar varios términos
  • Exfoliación: Tratamiento cosmético por medio del cual se logra la eliminación de células muertas de la capa externa de la piel.
  • Hidratación: Es el proceso por medio del cual la sangre aporta agua a la piel, junto con el oxígeno y los nutrientes, durante el pasaje desde los vasos hacia los tejidos.
  • Humectación: Es el proceso por medio del cual la piel toma humedad del medio exterior, ya sea en forma natural o artificial, al usar distintos preparados a base de agua y productos químicos.
  • Limpieza: Procedimiento por medio del cual se eliminan impurezas de la superficie de la piel, con el auxilio de productos especialmente diseñados.
  • Tonificación: Es la acción de aplicar el tónico, loción ligeramente astringente, que coadyuva con la limpieza facial, refresca y vitaliza, gracias a las maniobras que se usan para su correcta aplicación.


Kit básico
Se requiere un kit básico de productos de reconocida calidad, que sean libres de fragancia y totalmente hipoalergénicos, para cada tipo de piel:
  • Limpiadora
  • Desmaquillante de labios y ojos
  • Tónico
  • Exfoliante
  • Humectante
  • Mascarilla nutritiva, hidratante, etc...
  • Contorno de ojos, de labios, etc...
  • Ampollas de aceite, nutritivas, con vitaminas, etc...
  • Crema antiarrugas, hidratante, etc....
Utensilios
  • Kit de toalla y bandana para el pelo
  • Envases de vidrio o porcelana para contener agua
  • Torundas de algodón o esponjas especiales (opcionales)
  • Palillos con punta de algodón
  • Cepillo facial (opcional)
  • Frasco atomizador con agua.
  • Guantes (opcionales)
  • Un recipiente para desechos
Otro aspecto importante es nuestra vestimenta, la cual debe ser también adecuada, preferiblemente usaremos una bata en colores claros, zapatos cómodos, no debemos usar ni pulseras ni relojes, tampoco es recomendable que usemos cadenas o collares largos. Debemos mantener nuestro cuerpo libre de objetos colgantes que puedan entorpecer nuestra labor.

Si usamos perfume, preferiblemente que sean fragancias suaves.

El cabello deberá estar perfectamente recogido.

En caso de usar lentes, asegurarnos de que no se vayan a deslizar mientras estamos trabajando.

Para mantener una cara limpia y sana, debemos darle ciertos cuidados. Con la limpieza facial se logra limpiar, exfoliar, activar la circulación y nutrir la piel. Para no estar siempre haciéndote tratamientos con profesionales y ahorrar algo de dinero sin olvidar el cuidado de tu piel, puedes seguir los siguientes pasos que te permitirán hacerte una limpieza facial casera.

Limpieza de cutis básica, paso a paso:
Hay un grupo importante de mujeres para quienes basta una limpieza facial al mes, pues su tipo de piel no exige atenciones tan rigurosas, aunque todos los tipos de piel agradecen la rutinaria limpieza nocturna diaria.

PASO 1. Desmaquillaje y limpieza:
Comenzamos primeramente por observar si los ojos y labios están maquillados o si hay restos de maquillaje.(MUY IMPORTANTE)
  1. Comenzamos por los ojos: colocamos debajo del parpado superior, papel tisú, le pedimos a la cliente que abra y cierre el parpado, colocamos el papel debajo, evitando que moleste el interior del ojo y procedemos de la siguiente manera: con un palillo de punta de algodón, le impregnamos de desmaquillante y vamos pasando poco a poco, por las pestañas, comenzando desde el extremo interno hacia el externo. No se realiza ninguna presión, se hace un movimiento suave de barrido, varias veces y por último se retira el papel tisú.
  2. El desmaquillaje de los labios se realiza de la siguiente manera: se impregna una torunda de algodón en desmaquillante, y comenzamos desde la comisura hacia el centro del labio, con un movimiento suave circular hacia arriba, se repite tantas veces como sea necesario hasta retirar totalmente el lápiz labial.
  3. Finalizado el desmaquillaje de ojos y labios, aplicamos seguidamente la limpiadora desde la zona del cuello hacia el rostro, con masajes suaves pero enérgicos, siguiendo la forma y dirección de los músculos faciales, de abajo hacia arriba.
  4. Retiramos con algodón y agua, siempre comenzando desde el cuello hacia arriba.
PASO 2. Tonificación.
Aplicamos el tónico de la siguiente manera, impregnamos una torunda de algodón con un poquito de agua y luego con el tónico, procedemos a pasarlo por el rostro con pequeños toquecitos, abarcamos toda la superficie facial, comenzando desde el cuello hasta la frente. El tónico nos permite limpiar cualquier resto de desmaquillante y de limpiadora.

PASO 3. Exfoliación.
La exfoliación consiste en aplicar en el rostro un producto especialmente formulado para remover las células muertas de la capa externa del rostro.

Se aplica con movimientos suaves pero enérgicos desde la zona del cuello hacia arriba hasta llegar a la frente.

También podemos utilizar el cepillo facial, con movimientos circulares y hacia arriba.

Se masajea por unos minutos y luego se retira con algodón impregnado de agua.

Para facilitar el retiro del exfoliante, rociamos el rostro y cuello con auxilio del frasco atomizador, emulsionamos y pasamos el algodón con agua.

PASO 4. Humectación.
El paso final, una correcta humectación del rostro, con una hidratante específica para el tipo de cutis que estamos tratando.

Se aplicará generosamente, desde la zona del cuello hasta la frente, con movimientos suaves que permitan que el producto penetre en su totalidad.

Limpieza facial profunda en casa
La frecuencia con que debemos realizar una limpieza facial profunda varía dependiendo del tipo de piel de cada mujer. Por ejemplo, si el cutis es graso y en él anidan puntos negros o puntos oscuros, es bueno hacer una limpieza semanalmente hasta que el rostro consiga un equilibrio que le permita extender la frecuencia de la acción limpiadora a dos semanas.

En realidad la batalla de la limpieza facial profunda es contra los puntos negros y espinillas resultantes de la acumulación de impurezas ambientales o producidas por el propio organismo. Prevenirlas muchas veces requiere de cambios en los hábitos alimentarios para conseguir una dieta diaria saludable y equilibrada.

Puntos negros y espinillas
  1. Lávate la cara con agua fresca y jabón.
  2. Aplícate elastina a nivel celular.
  3. Aplica un exfoliante y aprovecha para seguir masajeando suavemente el rostro.
  4. Coloca el rostro frente a una cazuela o cubo con agua caliente -separado al menos 30 centímetros- de manera que el vapor te ayude a abrir los poros. Para hacerlo más efectivo puede cubrir tu cabeza con una toalla o paño de manera que concentre el vapor. Este paso puede ser peligroso en caso de que se derrame el agua, por lo que si tienes niños pequeños cerca o por alguna otra razón te sientes insegura frente al vapor de agua, sustituye esta técnica por la aplicación de toallitas calientes sobre el rostro.
  5. Una vez abiertos los poros y con las manos recién lavadas con agua y jabón, procedes a extraer los puntos negros apretando con la yema de los dedos, nunca con las uñas. Si sangras, no sigas. Evita apretar las zonas enrojecidas y duras que anteceden al brote de barrillos o espinillas, esto solo empeoraría esa zona. Es aconsejable envolver la yema de los dedos que usas para apretar, con gasas estériles y así evitar infecciones posteriores.
  6. Finaliza aplicándote una loción o tónico con un algodón y luego una crema hidratante.
  7. Por último, deja pasar al menos dos horas antes de maquillarse, aunque lo óptimo sería esperar hasta el día siguiente para que la piel se regenere y descanse.
Antes de ir a la cama, cuida de tu piel
Muchas veces cae la noche y el sueño nos vence sin habernos ocupado de una correcta higiene del cutis. Que esto suceda un día no tiene mayores consecuencias, pero muchas jornadas sin quitar los residuos de maquillaje, el polvo y otros contaminantes medioambientales, el sudor y los aceites naturales segregados por la piel, así como las células muertas, podrían tener el equivalente a acostarse cada noche sin cepillarse los dientes, con la única diferencia de que las caries dentales duelen y las arrugas no. Nada tan recomendable entonces como dedicarnos cada noche unos minutos frente al espejo.

La primera fase podría ser lavarnos el rostro con abundante y fresca agua. En lugar de jabón, censurado por muchos profesionales de la belleza debido a su alcalinidad y a que tiende a resecar la piel, es recomendable emplear una crema o loción limpiadora que se adecue a los diferentes tipos de piel.

Puedes cerrar la sesión aplicando un tónico que desinfecte y cierre los poros, y una crema hidratante que restablezca el equilibrio cutáneo natural.


Posts relacionados:
Comparte el artículo en Facebook

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...