miércoles, 22 de septiembre de 2010

La belleza en la piel (Cuidados específicos)

Precaución con las pieles y zonas sensibles
No todas las partes del cuerpo son iguales ni requieren los mismos cuidados. Por ejemplo, las manos y la cara son especialmente sensibles frente a la resistencia que presentan zonas como la espalda o los brazos.

Las zonas más sensibles necesitarán intensificar sus cuidados, tanto de limpieza, dos veces al día una por la mañana y otra antes de acostarnos, en el caso de la cara con la ayuda de productos específicos para cada piel, como de hidratación, cuidados más intensivos e, incluso, optar por productos con colágeno, el procedimiento es diferente segun la epoca del año y la edad de cada persona. Recomendando, para las personas de mayor edad, cuidados más intensivos para evitar las arrugas. Los cuidados deben intensificarse en épocas de temperaturas más extremas.

Por otro lado, el verano es una época importante en lo que al cuidado de la piel se refiere, tanto porque sufre agresiones importantes para la piel como porque podemos descuidarla más que en otras estaciones. No obstante, indistintamente del momento del año en el que nos encontremos, será fundamental elegir bien los productos, evitar la exposición al sol o proteger la piel cuando no se pueda evitar y mantenerla siempre limpia e hidratada.

¿Cómo prevenir y eliminar las manchas? 
Las manchas aparecen en la piel porque los melanocitos, células internas que producen la melanina, ven alterado su funcionamiento, generalmente por el sol. Las zonas más frecuentes de aparición son precisamente las más expuestas al sol: rostro, escote y manos. 

Cuando nos exponemos al sol, los melanocitos aumentan la producción de pigmento y aparece el bronceado. Una exposición prolongada sin la protección adecuada provoca un aumento de los radicales libres que a su vez estimulan aún más la producción de melanina. Al aumentar la concentración de melanina, esta deja de distribuirse de forma uniforme, provocando así la aparición de manchas oscuras en la piel. Con el envejecimiento, los radicales libres estimulan también la producción de melanina y la regeneración celular se ralentiza, dando lugar a la aparición de manchas pigmentarias. Por otro lado, las personas con un fototipo de piel claro tienen más tendencia a desarrollar manchas en la piel, así como las embarazadas, debido a los cambios hormonales. Estos tres grupos (mayores, embarazadas y personas muy blancas) son los más propensos a sufrir las manchas en la piel.

La mejor medida para prevenir las manchas es la protección solar. Si aún no se tienen, podremos evitar o retrasar su aparición; si se tienen, para que no vayan a más y si se está en tratamiento para eliminarlas o ya se han eliminado, igualmente hay que protegerse del sol para evitar que vuelvan a salir. Lo mejor es echarse siempre protección solar: no sólo cuando vamos a la playa, también cuando hacemos alguna actividad al aire libre o en nuestro día a día en la ciudad, debemos usar crema con SPF en rostro, escote y manos,que son las zonas más expuestas. Conviene usar sombrero cuando el sol es muy intenso, evitar las horas de mayor radiación (de 12 a 16) y tener mucho cuidado con tomar el sol tras echarnos algún producto que pueda contener alcohol, como una colonia, pues también provoca manchas.

Posts relacionados:

Comparte el artículo en Facebook

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...