martes, 7 de septiembre de 2010

Brochas,tipos y mantenimiento

Tipos de brochas


Tanto si eres profesional aplicando maquillaje y llevas haciéndolo hace años, o eres alguien que acaba de empezar, necesitarás brochas de maquillaje limpias y de buena calidad para una aplicación perfecta. Sin embargo, a veces puede ser difícil decidir qué tipo de brochas usar.


El pelo es la parte del cepillo que más nos interesa, este puede ser de fibras sintéticas o de fibras naturales. Como regla general, las fibras naturales son más recomendables para polvos y las fibras sintéticas son mejores para productos cremoso


Brochas de fibras naturales

Éstas brochas están hechas de pelo procedente del cepillado de animales, tales como marta,
ardilla, pony, cabra, tejón, mangosta, etc... o incluso de la combinación de varios de ellos para conseguir la textura ó el beneficio combinado de varios de ellos. Las fibras naturales presentan distintas escamaciones que, en el caso de productos en polvo, ayudan a mantener el maquillaje en la brocha hasta que son aplicados, dándole gran facilidad a la aplicación y ofreciendo un acabado impecable al usarlas.

Usando las brochas de fibras naturales con productos cremosos, estos se vuelven más pegajosos y no se aplicarán correctamente.

Algunas personas son sensibles o alergicas al pelo de las brochas naturales y deberán utilizar las brochas sintéticas.


Brochas sintéticas
Para las brochas de pelo sintético se utilizan filamentos de nylon, Taklon o poliéster, y pueden ser cónicas, de punta, planas o grabadas, para aumentar su habilidad de sujetar el color. Los filamentos sintéticos pueden ser teñidos y horneados para hacerlos más suaves y absorventes. Estas brochas son más baratas que las de pelo natural y secan más rápidamente después de lavarlas.

Estas brochas funcionan mejor con cualquier tipo de base cremosa, corrector y lápiz labial. Las brochas para cejas generalmente son, también, sintéticas. En general, estas son menos propensas a daños y deterioros debidos al maquillaje y disolventes, son más fáciles de limpiar porque los filamentos no atrapan o absorben pigmentos.

El taklon (generalmente, de color naranja o blanco) se utiliza como un sustituto más accesible del Sable, pero carece de durabilidad, ya que tiende a endurecerse con cada uso. Por otra parte, el Nylon se utiliza principalmente para peinar las cejas o como cepillo y es más duro que el Taklon.

Tanto si utilizas unas como otras, deben lavarse y secarse las brochas convenientemente más a menudo contra mayor sea su uso.

Limpieza de las brochas

Las brochas más utilizadas deben lavarse al menos una vez a la semana (una vez cada dos semanas si se usan poco), pero si se usan para aplicar productos húmedos (fondos de maquillaje, sombras en crema, delineadores, etc...) la limpieza debería ser diaria.

Para la limpieza puede utilizarse un champú neutro, para bebés ó algún producto específico que, además de limpiar, desinfecte y ayude a mantener la suavidad del pelo.

Limpieza con jabón de bebé
Humedece la brocha con un poco de agua y ponte en la mano un poco de jabón mezclado con agua.

Bárrete la palma de la mano con ella, de un lado a otro. OJO: Si lo haces de forma circular o presionando demasiado puedes deformar la brocha.

Sigue barriendo hasta que no haya rastro de color.

Enjuaga ka brocha bajo el grifo, sin que el chorro de agua salga muy fuerte, hasta que no quede rastro del jabón.
Escúrrela un poco, no presionando muy fuerte, para que suelte el exceso de agua.
Limpieza con un producto específico
Si trae instrucciones, síguelas, ya que el fabricante suele conocer mejor que nadie su producto. Si no es así y el producto viene en spray
  • Pulveriza el producto sobre la brocha.
  • Barre con la brocha suavemente sobre un papel absorvente apoyado sobre una superficie plana.
  • Cuando deje de soltar color ya estará listo.

Secado

Este paso es bastante importante.

Para que seque bien, y no se deformen, hay que dejarlas tendidas sobre una toalla o papel absorvente. Es importante que se seque bien, sobre todo los pelos interiores y la unión con el mango, ya que se pueden crear humedades que propician la aparición de bacterias.

Después de cada uso, es conveniente pasar las cerdas por una toallita húmeda antibacterias (debe secar en unos minutos).





Aquí tenéis un vídeo explicativo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...