jueves, 28 de octubre de 2010

10 trucos para sacarle el máximo partido a tu mirada

Para darle brillo e intensidad a tu mirada, opta por un bonito maquillaje centelleante y luminoso, es el mejor momento para probar con una nueva paleta de colores.

Si quieres obtener una mirada bonita tienes que proveerte de una sombra de ojos que comprenda, al menos, dos tintes degradados, esto quiere decir una clara y la otra más oscura. Suma un lápiz negro o marrón bien afilado para remarcar los ojos y por último un rímel que marque tus pestañas y les dé volumen.



Luego, la selección de colores. El maquillaje de los ojos tiene que estar en armonía con el color de tus pupilas. Algunos tonos engrandecen la mirada mientras, hay otros que están “prohibidos”.

El maquillaje de ojos debe empezar lo más cerca posible de las pestañas para que resulte natural

Maquíllalos según la forma del ojo.

Durante el día son preferibles los tonos neutros (gris, marrón, negro, rosa, beige), más naturales y favorecedores.

Los tonos nacarados son muy difíciles de llevar porque son demasiado visibles y en lugar de atenuar resaltan los defectos.

Subrayar la raíz de las pestañas de arriba porque agranda el ojo.

Si se desea un maquillaje muy elaborado, se puede difuminar por todo el párpado una sombra en crema y aplicar después las sombras de polvo.

Un trazo con lápiz blanco en el borde del párpado superior e inferior ilumina y alegra la mirada.

Ojos, ojitos, ¿Como os puedo poner más bonitos?
La forma del ojo determina los colores siguiendo un principio básico: los tonos claros resaltan y ponen de relieve, los oscuros hunden y profundizan.

- Con ojeras, se debe elegir, los tonos marrones o gris humo.

- Maduros. Deben desterrar totalmente las sombras nacaradas y elegir tonos mates, suaves y luminosos

- Separados. Para hacer que parezcan más juntos se debe aplicar la sombra clara sobre el párpado y la oscura en la parte inferior, difuminándola hacia arriba; bajo la arcada de la ceja, un tono claro. Hay que evitar siempre los tonos nacarados.

- Juntos. Hay que poner el acento en la esquina externa para conseguir que parezcan más separados. El tono claro se aplica en la parte interna del párpado y el oscuro en el exterior, difuminándolo hacia las sienes. Con un lápiz se dibuja el contorno del párpado superior, empezando casi en la mitad y estirando la línea ligeramente hacia afuera.

- Redondos. Se trata de alargarlos y para ello se debe aplicar la sombra clara en el interior, difuminándola ligeramente hacia el párpado; con la oscura se sombrea el borde del párpado y se alarga hacia el exterior.

- Hundidos. El objetivo es atraer hacia adelante el párpado y, al mismo tiempo, hacer retroceder la ceja. Se deben evitar los tonos oscuros en el párpado y los perlados bajo la ceja. En cambio, un toque luminoso encima del iris le favorece mucho. Con el lápiz o el eye-liner, se dibuja todo el borde del párpado superior, difuminándolo hacia arriba hasta el pliegue. Encima se aplica la sombra oscura mate y se difumina; en el interior y bajo la ceja se aplica el tono claro.

- Almendrados. Se deben acentuar su forma remontando la línea del lápiz o del eye-liner hacia arriba; también la sombra oscura, aplicada en el borde de las pestañas y ensanchándose en el exterior, se difumina hacia arriba. La sombra clara se pone en el interior del párpado y debajo de la ceja.


- Pequeñitos. Se deben elegir tonos suaves y evitar los oscuros y profundos. Poner un toque luminoso en el centro del párpado móvil, justo encima del iris, para acentuar su color. La sombra oscura se aplica en el ángulo externo del ojo, como dibujando un triángulo.


- Rectilíneos. El tono claro se aplica en el interior del párpado y bajo la ceja, y el oscuro se pone horizontalmente estirándolo hacia las sienes.

- Saltones. Necesitan ganar profundidad y para ello hay que evitar las sombras perladas. Se extiende el tono claro sobre el párpado y el oscuro a lo largo del pliegue

Trucos para maquillar ojos con gafas
Aunque las lentillas son unas buenas sustitutas para las gafas, no todas las personas pueden llevarlas y se ven obligadas a usar gafas, ya sea continuamente o en momentos puntuales. Utilices siempre las gafas o sólo tengas que utilizarlas para trabajar o en momentos puntuales, queremos darte unos trucos para que resaltes tus ojos y te veas estupenda.

Hoy en día la mayor parte de las mujeres tiene en cuenta la forma de su rostro y los colores que mejor le sientan a la hora de elegir las lentes, pero muchas veces se olvidan de tenerlas en cuenta a la hora de maquillarse los ojos.

Lo primero y más importante es no pasarse con el maquillaje, sobre todo si la montura de las gafas es colorida. Además, deberás elegir sombras de ojos que combinen bien con ella.

Las sombras en crema son preferibles a las texturas en polvo, o corres el riesgo de que el cristal quede impregnado con motitas de color a lo largo del día.

Otra cosa a tener en cuenta es el tipo de lentes que necesitas.

Riza muy bien tus pestañas; el rizador es imprescindible para tí. Huye de las sombras oscuras, y del eyeliner negro. Opta por sombras claras, con algo de brillo. Otro truco para agrandar el ojo es aplicarte un poco de lápiz de ojos blanco en la parte interna del ojo.

Por último, no te olvides de mantener bien cuidadas las cejas, ya que las gafas las hacen resaltar.

El uso de gafas no debe impedir el maquillaje, pero éste debe adaptarse al tipo de montura y la forma de las gafas así como el tipo de cristales.

- Miopía: los ojos parecen más pequeños, por lo que es necesario agrandarlos y valorizarlos. Conviene dibujar la línea del contorno más sostenida e intensa.

Hipermetropía: lo mismo que las lentes para la vista cansada, agrandan y deforman el ojo, se debe evitar todo aquello que agrande el ojo y elegir sombras suaves, mates y muy difuminadas y una máscara muy ligera.

-Astigmatismo: son los cristales que menos distorsionan los ojos. Evitar los tonos sombríos y sordos (algunos grises y verdes).

¿Quieres mantener tus ojos en forma?
Los cuatro ejercicios para mantener tu mirada en forma, que a continuación os muestro pueden realizarse a cualquier hora del día, resultando más efectivos a primera hora de la mañana, cuando los ojos están libres de tensión. Estos ejercicios lo realizaremos lentamente y nunca realizaremos la gimnasia con las gafas o las lentillas puestas.

Primer ejercicio: con la cabeza bien recta llevas la mirada hacia el cielo y hacia el suelo diez veces seguidas.

Segundo ejercicio: colocando a 30 cm de la cara un objeto redondo se sigue con la mirada toda la circunferencia. En sentido horario y en sentido antihorario 5 veces hacia cada lado. Realiza el mismo ejercicio con un objeto cuadrado y mira sus vértices cruzando la vista en forma de "X".
Tercer ejercicio: roza las palmas de las manos para producir calor y colócalas sobre los ojos, tocando los dedos la línea del pelo. Cuando el calor disminuye desciende las manos rozando los ojos con los dedos.

Cuarto ejercicio: tapa los ojos con las palmas de las manos adoptando una posición cóncava y abre los ojos en la oscuridad. Relaja y da frescor al ojo.

Artículos relacionados:

Comparte el artículo en Facebook

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...